Cargando...
  1. #Deporte
  2. Publicado: Viernes 01/02/2013

El primer paso

Cuándo, cuánto y por dónde comenzar

El primer paso
En todas las actividades que emprendemos en nuestra vida, “el primer paso” resulta ser siempre el más importante. Difícil de dar, y muy importante al mismo tiempo.
Como hemos visto en columnas anteriores, “correr hace muy bien”. Iniciarnos en esta disciplina implicará también “dar un primer paso”. Y no será la excepción en cuanto a lo difícil e importante.

Una de las preguntas / afirmaciones más frecuente que recibo, al conversar sobre el correr es: “¿Cómo haces? ¡Yo no tengo tiempo!”
Dado que estamos en un período de vacaciones, y muchos deciden cambiar de hábitos, me pareció importante escribirles sobre “cómo iniciarnos en el running”. No vaya a ser cosa que el primer intento no resulte como lo esperábamos, y abandonemos antes de empezar.

Tres preguntas, tres respuestas


Si queremos que el correr sea una forma de vida, es importante que sea una prioridad en nuestra agenda. La primera gran decisión es otorgarle tiempo a la actividad. ¿Cuándo corro?
Y como sé que “nadie tiene tiempo”, voy a ayudarlos a resolver el primer intríngulis.
Vamos a utilizar un día del fin de semana para “dar el primer paso”: el sábado (*)

Debemos hacer el esfuerzo de correr las agujas del reloj una hora antes de nuestro despertar habitual. Allí cuando la casa está en silencio, nos preparamos una rica taza de té, café o mate cocido bien dulce… La acompañamos con solo una tostada de pan integral, queso y mermelada… No se les ocurra comer dos y untarla con manteca!!!
Luego de este frugal desayuno, nos aseamos y calzamos las flechas (para los lectores nacidos en la década del 90´, serán las Nike o las Adidas).

Sobre el tema vestimenta abro un paréntesis. Muchos creen que para salir a correr, primero hay que pasar por el shopping. ERROR. Gastar plata en ropa técnica antes de generar el hábito de correr puede ser contraproducente. Si no logro entusiasmarme con la práctica del deporte, mi enojo al llegar el resumen de la tarjeta de crédito será tan grande que me impedirá volver a intentarlo.

Retomo el “diálogo” luego de ponerme las zapatillas. ¿Cuánto voy a correr? Es muy común hablar de 10 y 5k (casi todas las carreras que se organizan hoy en día, cubren esas distancias). Para lograr correr esos kilómetros, primero hay que correr 3k… Hay que correr 1k… Hay que “trotar” 1k!!!
Ese será el objetivo para el primer día: trotar 1k (existe una gran diferencia entre correr y trotar). Muchos pensarán que no es desafiante, pero no se olviden que estamos dando el primer paso.

Otra decisión: ¿por dónde troto?


Lo ideal sería ir a un parque municipal que tenga una pista de atletismo. Otra buena opción sería la plaza del barrio. Si ambos me quedan lejos, la manzana de mi casa es la solución.
Una manzana tiene aproximadamente 400 metros (0,4k). El objetivo entonces será, dar tres vueltas a la manzana (1,2k). Trotaré la primera vuelta y evaluaré como estoy. Si el corazón no parece abandonar mi cuerpo, trotaré la segunda… Y la tercera.
Si ven que el ritmo cardíaco se dispara, PAREN!!! No deben hacer nada que dañe al cuerpo. Consultar al médico antes de “iniciarse en la práctica del deporte” es una de las decisiones más inteligentes que podemos tomar.

Si tienen en claro cuándo, cuánto y por dónde van a trotar, ya están en condiciones de dar “el primer paso”. Solo falta que agreguen un poco de “voluntad” y listo.

(*) Si los lectores se detienen al leer el párrafo y piensan: ¿por qué no el domingo?, estamos “en diálogo” y eso es muy bueno. A quienes les interese conocer el sustento de la decisión, les pido me escriban y con gusto les responderé.
Diego M. Pollio

ENCUESTASemanal

ENCUESTASemanal

Se viene el último cuatrimestre y el verano se acerca... ¿Cómo te preparás?

TEPUEDEInteresar

TEPUEDEInteresar

Cargando...