Cargando...
  1. #Celebrities
  2. Publicado: Lunes 03/08/2015

Ailén Bechara: ¡De azafata a bailar!

Un talento emergente que viene trabajando hace años para llegar a trabajar de lo que le gusta. Ayer en los programas de las tardes de Canal Trece junto Guido Kaczka y hoy participa de uno de los programas más vistos: Showmatch. En esta entrevista repasamos sus comienzos tanto a nivel profesional como personal.

Ailén Bechara: ¡De azafata a bailar!
En “Showmatch” la pista que todo lo puede ¿Cuándo surgen los nervios?
En un duelo o en una sentencia son todos nervios, son definitivos porque es esa oportunidad y no te queda otra. Igualmente estaba muy nerviosa y quería concentrarme pero no podía. No hay vuelta atrás porque es en vivo, es una sola pasada y todos te están viendo es eso momento.

Estar en ese programa marca una gran diferencia a nivel popularidad…
Cada vez que salís en Showmatch te explota el Twitter y el resto de redes sociales también.

Es terrible, es un cambio gigante además soy una agradecida a la vida ¡estoy feliz! La oportunidad nace porque estaba trabajando con Guido de azafata en su programa en canal trece, estuve cuatro años trabajando con él, atrás poniendo la carita. Luego me llamó de “Este es el show” el productor enmascarado para ir a hacer un casting, al principio no le creía, de hecho le pregunté al Negrito Luengo, que era el único contacto que tenía en Ideas,  si el llamado era real y me confirmó que sí lo era. Entonces fui al programa en vivo e hice una coreografía, hoy lo veo y no puedo creer lo que hice ¡un papelón! A los pocos días me confirmaron que quede. Hace tres meses que empezó toda esta locura y medio que todavía no caigo.

¿Cómo te llevás con la parte del sueño de Showmatch?
Mi sueño es en Ushuaia, Tierra del Fuego para reparar y remodelar la sala de emergencias de un hospital. Justamente este viernes en el bar Cortes a las doce de la noche, hacemos un show a beneficio con Los Arándanos y todo lo que recaudemos va directamente al sueño. Pero es increíble porque tengo un montón de amigos que desinteresadamente me están ayudando en esto: los chicos de la banda, el bar que pone su lugar, es como que todos pusieron un poquito para que se pueda hacer. Además el bono promoción es mínimo pero es para alcanzar el objetivo y está bárbaro.

¿Llegaste a viajar hasta el lugar del sueño?
La idea es ir junto a mi bailarín Fernando Bertona, pero se complica porque es un fin de semana y nosotros ensayamos, además es muy lejos. Otro tema, es la nieve y si cierran los aeropuertos es un poco arriesgado. Pero queremos ir a conocer el lugar, conocer a la asociación cooperadora de corazón a corazón.

¿Cómo es tu relación con tu bailarín?
Es excelente además todo el mundo lo quiere, todos me dicen cuando digo que bailo con Fernando “es un genio”. Él arrancó en 2011 en Showmatch y también es del interior entonces nos entendemos desde otro lado, todos los que venimos de afuera, pasamos por lo mismo: es venir absolutamente solo a remar a una ciudad que no sabés qué puede pasar. Pero es lindo es algo que hay que vivir, es cortar el cordón umbilical.
 

Partir de las raíces

Ailén es oriunda de Darregueira, provincia de Buenos Aires, pero desde muy chica decidió emprender un nuevo camino en Capital para estudiar pero luego la vida la cruzó con lo siempre soñó. Sus experiencias seguro son ejemplo para muchos que como ellas deciden emprender el camino en otra ciudad.

¿Cómo lo tomó tu familia el venir a Buenos Aires y la cuestión de la popularidad?
Siempre fui muy independiente, siempre dije “yo me voy a Buenos Aires” toda mi familia y mis hermanos viven allá pero ellos sabían que quería estar acá. La que más sufrí fui yo, la llamaba llorando a mi mamá y ella no podía hacer nada porque son muchos kilómetros. Hoy además de mi familia todo el pueblo y la zona ¡imagínate como están que estoy en el bailando! es un apoyo que la verdad me emociona.

¿Cómo llegaste a trabajar con Guido?
En realidad fue todo muy raro, estaba estudiando en Buenos Aires pero abandoné la carrera de Ciencias Políticas porque no me quería dedicar a eso y empiezo trabajar, porque no me quedaba otra. Comienzo haciendo promociones y tocando puertas ¡no tenía ni un contacto! además te encontrás con un montón de gente que te vende humo. Hasta el momento que tocas la puerta indicada y empiezan a aparecer las oportunidades.

Renunciar a un programa donde estuviste cuatro años ¿fue difícil?
Sí, igualmente no fue una decisión de un día para el otro, porque era soltar un trabajo que me dio todo, me hice conocida ahí, además capaz que duraba una gala y me iba. Ahora extraño ir todos los días a canal trece porque ya éramos como una familia, pero era un cambio que había que hacerlo.

Además de estudiar Ciencias Políticas ¿siempre tuviste la idea de dedicarte al modelaje?
Dedicarme no, pero siempre fue mi sueño, por ejemplo si había desfiles en mi pueblo yo me presentaba. Es un mundo que uno lo ve muy lejano cuando sos del interior. Además vine a estudiar acá a los diecisiete y el primer tiempo fue tremendo, vivís en una casa que no es un hogar, es un departamento pelado, sin nada, no tenés un mango y tenés que estudiar.

¿Cómo estás viviendo la fama?
No me olvido más cuando arranqué con Guido, que me iba haciendo de a poco conocida, y un día voy con mi mamá al supermercado y veo que uno en la caja me pide una foto ¡casi me muero de vergüenza! Es todo un proceso de adaptación por así llamarlo, incluso estando con tus amigos de toda la vida es raro.

¿Cómo es la mirada del otro?                  
Muchas veces se piensa que uno cambia, pero en realidad ellos cambian su punto de vista porque no me olvido que cuando arranqué un amigo mío muy amigo me dice “no sé cómo saludarte ahora” y pensaba “si no cambié”. Es un trabajo y lo tomo como tal, tanto con Guido como en el bailando porque vivo de eso.
Pero igual tenemos que ser agradecidos a la vida de poder trabajar de lo que nos gusta, hay mucha gente que tiene sueños pero realmente no puede cumplirlos porque tiene que trabajar de otra cosa que le permite vivir.


Galería de imágenes

Ailén Bechara: ¡De azafata a bailar!
Ailén Bechara: ¡De azafata a bailar!
Ailén Bechara: ¡De azafata a bailar!
Ailén Bechara: ¡De azafata a bailar!
Ailén Bechara: ¡De azafata a bailar!
Ailén Bechara: ¡De azafata a bailar!
Ailén Bechara: ¡De azafata a bailar!
Ailén Bechara: ¡De azafata a bailar!
Ailén Bechara: ¡De azafata a bailar!
Ailén Bechara: ¡De azafata a bailar!
Hernán Chiozza

ENCUESTASemanal

ENCUESTASemanal

Se viene el último cuatrimestre y el verano se acerca... ¿Cómo te preparás?

TEPUEDEInteresar

TEPUEDEInteresar

Cargando...