Cargando...
  1. #Moda y tendencias
  2. Publicado: Lunes 08/06/2015

La imagen es nuestro packaging personal

Lo afirma nuestra entrevistada Kiki Fernández, asesora de imagen personal, profesional y corporativa. Descubriremos porqué es tan importante la imagen y cómo la ilusión óptica del vestuario puede lograrlo todo.

La imagen es nuestro packaging personal
Al entrar al estudio de KiKi Fernández no podemos dudar de que se dedica a la imagen o el diseño. Cada detalle está pensado y cuidado a la perfección, huele a creatividad y buen gusto. Un ambiente que nos lleva inmediatamente a entrar en tema:

Hermoso espacio. Aún sin conocerte, diría que te dedicás a algo relacionado con la belleza o la estética.
Muchas gracias. Vengo de la publicidad y el diseño. Es natural que también me guste la decoración, el estilo en general. Elijo trabajar acá porque me parece un entorno muy acorde para hacerlo. Además tiene la privacidad suficiente para que los clientes se sientan confidentes y cómodos, que es lo más importante.
Dicen que una imagen vale más que mil palabras ¿es tan así?
Tanto y más. Tenemos entre dos y siete segundos para transmitir en el otro la imagen de lo que somos. A veces, ni siquiera nos es posible hablar, sin embargo, el que nos mira decodifica un mensaje. Por cuestiones que tienen que ver, entre otras cosas, con la capacidad de almacenamiento del cerebro, una vez que la mente clasifica y archiva esa primera imagen es muy, muy difícil revertirla. Por eso decimos que “no hay una segunda oportunidad para transmitir una buena primera impresión”.
Pero cuando hablamos ¿entran en juego otros factores?
La diferencia es mínima porque en toda comunicación solo el 7% es concepto. Del resto, un 38% es comunicación paralingüística –tonos de voz, cadencia, cómo decimos lo que decimos- y el otro 55% comunicación kinésica y proxémica –cómo nos movemos, qué lugar abarcamos-. Lo que significa que el 93% de todo mensaje oral, es lo que yo llamo comunicación “presencial”, cómo nos ve el otro. Eso es importantísimo porque nos puede cerrar o abrir muchas puertas tanto en el ámbito laboral como en el personal.
Para hacer un paralelismo con la publicidad, la imagen es nuestro packaging personal. Una buena imagen siempre nos da una segunda oportunidad.
Sin embargo una imagen sin contenido tampoco serviría de mucho…
Una buena imagen sin valores y aptitudes se diluye inmediatamente. Es necesario respetar una coherencia con nosotros mismos y saber transmitir correctamente lo que somos y lo que queremos.
¿Esto es muy importante en una entrevista de trabajo, por ejemplo?
Por supuesto, un postulante que no se viste acorde al puesto que desea ocupar o que no muestra reglas básicas de prolijidad y cuidado personal, difícilmente pueda desempeñar bien su tarea. Por eso hoy la imagen es un aspecto más a considerar por los responsables de RR.HH.
Pero también es muy importante en nuestra vida personal. Me vienen a ver mujeres que quieren volver a estar en pareja después de años de vivir solas y perdieron la costumbre de arreglarse. La vestimenta es un código. Si yo voy a una cita como si fuera de compras, estoy transmitiendo que no me importa, que estoy ahí de casualidad y, así, es muy difícil que el hombre “lea” que tenemos algún interés especial.

Asesoría para todos

Por lo general se cree que el servicio de asesoramiento de imagen es para un grupo selecto como políticos, famosos o personas con un trabajo exigente. La realidad es que todos podemos mejorar nuestra imagen y con ella nuestro autoestima, además Kiki trabaja para que todos se vean y se sienta mucho mejor.

Pasamos al ámbito personal ¿por qué te consultan mujeres y hombres?
En el caso de las mujeres pesa más el lado personal: buscan un cambio o quieren sentirse más seguras ante una posible pareja, gustarse más, gustar al otro y saber que no se están equivocando en la variable vestuario. Conocen la importancia que tiene el sentido de la vista en los hombres.
Otras son brillantes en lo que hacen pero no manejan los códigos de la estética, por eso deciden consultar a un profesional cuando, por ejemplo, quieren ascender profesionalmente.
Los hombres lo centran más en el aspecto laboral. Sienten que no se visten acorde al puesto al que aspiran o, simplemente, reconocen que no tienen conocimiento en la materia. Algunos lo hacen después de una separación, cuando se dan cuenta de que ellos mismos tienen que elegir y comprar su propia ropa.
Por suerte, tanto para hombres como para mujeres se está volviendo un servicio más posible, más cercano. Alejado del “divismo” de las estrellas de la televisión o los políticos en campaña. Un servicio al alcance de la gente común, como pienso que tiene que ser.
¿Es un servicio costoso?
Para nada. Tiene el valor de un buen par de zapatos ¡ni siquiera de una marca cara! y se hace una sola vez en la vida. En el caso de las mujeres, hasta incluye una clase de maquillaje para que aprendan a hacerlo ellas mismas de acuerdo a su paleta natural de colores y a su tipo de rostro.
Decís que se hace una sola vez en la vida ¿no cambia el cuerpo?
Salvo que uno engorde o adelgace más de 50 kilos, la estructura básica del cuerpo no cambia. Solo se acentúan las tendencias que cada tipo de cuerpo tiene.
Además trasciende las modas. No tiene que ver con lo que se usa sino con cómo uno usa aquello que se usa para resaltar lo mejor de uno mismo, para verse más delgado, más estilizado, afinar visualmente los tobillos o la cintura, aumentar el busto, ocultar la panza, etc. Todo o casi todo se puede lograr con la ilusión óptica del vestuario.
¿Cuál dirías que es el error más común que cometemos al vestirnos?
Seguir las modas aunque no nos queden bien, copiar el look de un famoso que seguramente tiene un tipo de cuerpo completamente diferente, temerle a los colores y a la originalidad del estilo propio o aplicar ideas difundidas pero equivocadas. Por ejemplo: muchas mujeres piensan que poniéndose un vestido negro liso “zafan” de todo. Nada más equivocado. Por empezar, muchas pieles son incompatibles con el color negro cerca de la cara. Les quita luz. En segundo lugar, si no lo sabemos cortar con una prenda o un accesorio de color donde a cada cuerpo le conviene, el ojo de “desorienta” y no sabe adónde ir. Y cuando empieza a hacer un paneo ¡encuentra todos los defectos!
El tema es súper interesante y atractivo. Hasta resulta un auto-conocimiento que todos deberíamos tener ¿por qué pensás que mucha gente nunca se hizo un asesoramiento de imagen?
Aún hay prejuicios. Algunos siguen pensando que solamente es para gente que trabaja con su imagen como los actores o que solo se viste en las grandes marcas. Otros siempre tuvieron ganas de hacerlo y ni siquiera preguntaron el precio porque pensaban que estaba totalmente fuera de su presupuesto. Cuando se enteran me dicen: “¡Por qué no lo pregunté antes!”.
La idea es descubrir y destacar la mejor versión de uno mismo. Desplegar toda la belleza que hay en nosotros. Simplemente, hay que atreverse.

KiKi Fernández
Asesora de Imagen personal, profesional y corporativa.
http://kikifernandez.com/
http://www.facebook.com/KikiFernandezAsesoramientodeImagen
http://www.linkedin.com/profile/view?id=278663771&trk=nav_responsive_tab_profile_pic



Galería de imágenes

La imagen es nuestro packaging personal
La imagen es nuestro packaging personal
La imagen es nuestro packaging personal

ENCUESTASemanal

ENCUESTASemanal

Se viene el último cuatrimestre y el verano se acerca... ¿Cómo te preparás?

TEPUEDEInteresar

TEPUEDEInteresar

Cargando...