Cargando...
  1. #Leadership
  2. Publicado: Martes 01/07/2014

Equipos de alto desempeño

Una de las ofertas más frecuentes en el mundo de la consultoría de empresa promete transformar los actuales equipos de trabajo en Equipos de Alto Desempeño.

Equipos de alto desempeño
Sin embargo, lograr que esto suceda en un equipo no es moneda corriente. ¿Y a qué se debe esto? Desde mi opinión, la respuesta está en que se trabaja sobre lo que se espera  de ese equipo, se comparten conceptos, pero no se trabaja sobre la raíz que realmente facilite a sus integrantes las herramientas necesarias para lograrlo. Este “cómo hacerlo” no tiene que ver con competencias técnicas ni con atractivos conceptos de trabajo en equipo, solidaridad o motivación,  sino con habilidades fundadas principalmente en la comunicación a través de un enfoque sistémico.

Durante los últimos años se han hecho avances importantes, primero, para comprender el secreto de los equipos que logran un alto desempeño y, luego, para realizar transformaciones capaces de sorprender a los más incrédulos. “Sólo uno de cada cuatro grupos de trabajo tiene un alto desempeño y sólo cuando en un equipo la proporción de comentarios positivos es de tres a uno respecto de los negativos, se puede alcanzar un alto desempeño”, dice Marcial Losada, Dr. en Psicología  Organizacional reconocido por sus investigaciones en la productividad de equipos.  Estos avances fueron realizados por especialistas en diversas áreas, pero una vez integrados en una propuesta coherente, suelen producir lo que pareciera ser un milagro. Equipos que durante un largo tiempo exhibían desempeños mediocres, son transformados en equipos que sorprenden no sólo a sus clientes, sino también a sus propios miembros.  ¿Cuál es el secreto? La combinación de muy diversos factores, algunos de los cuales procurare compartir en este breve artículo.

En primer lugar hay que entender que la suma de desempeños individuales destacados no siempre genera como resultado equipos con un desempeño destacable. La clave se encuentra en la dinámica de relaciones entre sus miembros. Este factor no se percibe si observamos el comportamiento aislado de cada individuo. Lo importante es cómo los miembros del equipo se comportan en conjunto. Esta dinámica es la que marca la diferencia y hace que el desempeño de un equipo sea inferior, equivalente o superior a la suma de las acciones individuales de sus miembros. “Las habilidades individuales son insuficientes y no basta con contratar grandes talentos. Hay que tener grandes talentos que sepan interactuar entre ellos, multiplicando su eficiencia”  dice Losada. ¿Por qué Messi sorprendía en el Barcelona y no le pasaba lo mismo en la Selección Nacional? Probablemente la diferencia estaba en la dinámica de relaciones.

Para transformar equipos de trabajo y alcanzar esta dinámica, es necesario intervenir en cuatro dominios matriciales. El primero de ellos es el dominio de las competencias genéricas. Cuando hablamos de competencias, reconocemos dos áreas diferentes: las competencias técnicas y las que llamamos competencias genéricas, siendo estas últimas las más importantes. Las Competencias Genéricas son aquellas que atraviesan a la comunicación y toman el rol de las conversaciones como punto de partida de cualquier tipo de interacción entre personas.  Cuando trabajo en estas competencias, normalmente las personas coinciden en que, como suelo decir, todos aprendimos a hablar pero nunca nos enseñaron a conversar, y se descubre un aspecto absolutamente desconocido hasta el momento. Aprender a manejar estas competencias es el primer paso para lograr ingresar en los siguientes dominios a intervenir.

 El segundo dominio es la Dirección del Equipo. Un equipo que no sabe dónde va y cómo llegar donde se propone, simplemente no puede ser un equipo de alto desempeño. Dicho así parece obvio, pero les aseguro que la Visión y la Misión de las empresas, clubes y asociaciones suelen ser frases que poco tienen que ver con el funcionamiento del día a día.

El tercer dominio tiene que ver con la estructura y las políticas del Sistema del que este equipo es parte. Por mucho que uno busque transformar a un equipo, si el sistema al que pertenece es incoherente con los cambios introducidos, tarde o temprano el sistema volverá a absorberlo, a menos que el propio equipo emprenda la transformación estructural de su sistema. Debo confesar que este camino es el más difícil y con pocas probabilidades de éxito. Es sumamente importante que el sistema acompañe los aprendizajes del equipo.

Finalmente, podemos decir que el criterio de diferenciación de los equipos de alto desempeño es la conectividad que exhiben sus miembros en su dinámica de relaciones. Este es el cuarto y más importante de los dominios donde se debe intervenir. En términos muy generales, podríamos decir que la conectividad es la capacidad que muestran los miembros del equipo para expandir con sus acciones las acciones de los demás y para expandir sus propias acciones a partir de las acciones de los otros… ¡Por favor!  Si llegaste hasta aquí, no sigas leyendo sin antes leer otra vez lo que significa conectividad y llegar a comprender lo que ello implica. ¡Merece más que una lectura rápida!

Le pregunta que muchos se harán es ¿y cómo se hace todo esto? Lógicamente es imposible detallar la particular metodología que se aplica para alcanzar estos resultados en unas breves líneas, sin embargo, nos pareció  interesante compartir esta breve introducción al tema en un campo donde muchas veces parece que no hay forma de actuar para lograr estos objetivos. Nuestra intención fue abrir una puerta y contarles que hoy se ha producido un vuelco que nos permite descubrir  el secreto de los equipos con alto desempeño y que nos entrega herramientas poderosas para intervenir produciendo transformaciones sorprendentes. ¿Parece una utopía? Les aseguro que es posible…
Guillermina P. Ferrari

ENCUESTASemanal

ENCUESTASemanal

Se viene el último cuatrimestre y el verano se acerca... ¿Cómo te preparás?

TEPUEDEInteresar

TEPUEDEInteresar

Cargando...