Cargando...
  1. #Celebrities
  2. Publicado: Martes 01/07/2014

Bernie Catoira

La moda es elección, tendencia, estilo de vida. Estamos rodeados de “modas”, ya sea que hablemos de ropa, costumbres o actitudes. Nos interesó el tema y fuimos a buscarlo a él: Bernardo Catoira. A partir de julio, Bernie (para los amigos) se suma a Revista Iniciar para ayudarnos con la imagen personal. ¿Quién dijo que el glamour no es divertido?

El nuevo columnista de moda de Revista Iniciar

Presentate en sociedad...

Soy un señor, que parezco muchos años menos de los que tengo, que trabaja como asesor de imagen y que se dedica a sacar lo lindo que tiene la gente dentro. Todos tenemos algo lindo para mostrar, algo lindo para resaltar y algo feo para esconder. Hasta el más bello. No hay gente perfecta. Eso en cuanto a lo frívolo de lo exterior. Pero mi trabajo está orientado mucho más al interior. Por eso, todo comienza con una gran charla.

¿Cómo es eso?

Suponte que tiene un busto terrible, un escote buenísimo, pero la persona es muy tímida, te diría que una “ex monja”. Entonces por más que lo tenga, no lo voy a mostrar. Se va a sentir mal. Por eso hay que situarse en tiempo y espacio. Ver qué tipo de vida tenés, qué querés hacer y lograr.

¿Cuándo arranca tu carrera?

A los 5 años. Yo estudiaba piano pero quería ser “actor prestigioso del San Martin”. Era lo único que me importaba en la vida. No quería ser actor. Yo quería ser “actor prestigioso del San Martin”. Al lado mío, Alcón (por Alfredo) iba a ser un teletubi (risas). A los 11 años me quise ir a vivir solo. Y no porque venía de un hogar complicado. Al contrario, mi familia era como la del manual Kapeluz. Quería ser grande. Mi única preocupación de chiquito es que quería ser grande para tomar café y tener “mi agenda” (risas). Termino el colegio y fui a lo de Ana María Campoy (la mejor). “Vos estás para comedia musical” me dijo. “Andá mejor con mi hijo Pepe (Cibrian)”. Empecé con él, pero bailaba mal y cantaba peor (lo sigo haciendo mal). Hizo un casting para Drácula entre los alumnos, y me dice: “Vos vas a estar”. Le agradecí y le dije que no. “¿Me estás diciendo que no a mí?”. “Es que el musical me aburre”, le contesté. “Bueno, probamos un mes. Si me aburro me voy”. Mientras hacía Drácula, todos me decían “tenés que trabajar como modelo”. Tanta insistencia, que hice un book. No me llamaba nadie hasta que hago un comercial para Budweiser. Allí empecé a trabajar para Europa del este. Lo loco es que todos eran publicidades de alcohol, y yo no tomo nada (risas). Seguí haciendo desfiles, comerciales. Viajé por todo el mundo. Con el cuerpo flaco que tengo hice campañas de ropa interior. Lo bueno es que en esa época no había tanta red social.  En los viajes me aburría. Entonces estudiaba. Iba a Paris, y si había un seminario de moda, yo me anotaba. En Londres lo mismo. Sin darme cuenta me fui formando en los mejores lugares del mundo.

¿Cómo llegás a Miami?

Yo estaba con Georgina Barbarosa conduciendo un programa. Bah, en realidad ella lo conducía. Yo no sé muy bien lo que hacía (risas). A un amigo mío, que jugaba a ser mi representante, lo llaman de Miami para que yo participara de un programa. Le digo: “Damián esto es todo chamuyo”. Él me cuenta que es un programa de 5 chicos latinoamericanos, en el que uno habla de la noche, otro habla de comida… Y yo iba a hablar de moda!!!
Empecé haciendo unos “fashion emergency” (que es cuando agarran a alguien y lo cambian completamente).

¿Por qué para el común de los mortales, es tan importante la moda?

La imagen es muy importante. Ojo, soy consciente que yo no soy Favaloro. La imagen es importante a la hora de buscar un trabajo, a la hora de conquistar a alguien. Entonces hay que estar espléndido con lo que se puede. Cuando te convertís en un obsesivo de la imagen tenés que ir a un terapeuta.

¿Con quién trabajás?

Yo trabajo con gente real. Asesoro desde la esposa del embajador, hasta una cajera de una farmacia. Yo no pienso en quien. Pienso en qué puedo hacer por esa persona. A mucha gente la asesoro gratis (no por ser un santo). Si yo veo que tenés una comunión, o el cumpleaños de 15 de tu nieta; y estás juntando desde que nació. Y sé que pueden ¿Cómo no me voy a tomar una hora para decirle “esta prenda va con esto”?

¿Se necesita mucho dinero para estar bien vestido?

No, eso sería de ignorante. Es muy fácil asesorarte con Prada, Luis Vuiton. Y obvio que vas a estar espléndida. El que asesora así no es asesor de imagen, es chorro (risas). Asesorá con el presupuesto que el cliente dispone.

¿Organizás tours de compras?

Si, casi siempre son con chicas solas (no les gusta ir con hombres). Entonces nos encontramos en Las Vegas o en Londres y hacemos shopping un día con cada una, de acuerdo a los tiempos. Pero también lo hago por acá con gente que no puede costear eso y vamos a hacer un tour de compras al Abasto.

¿Qué es lo primero que recomendás?

Lo primero que recomiendo es que compren en Argentina en las Ferias Americanas. Siempre estoy esperando que haya una. Porque hay buenos botones, hay buenos géneros, dado que ya no se hacen. En el mundo bajó la calidad. Y también les enseño a comprar y optimizar.

He leído que dictás seminarios...

Trato de juntar un grupo de 30 chicas, no más de esa cantidad porque se descontrolan (risas). A mí me gusta que la gente se pare y pregunte. Se genera mucha interacción en los cursos. La gente lleva ropa, hacemos observaciones. Pero lo más interesante es que nos escuchamos, y aprendemos todos de todos.

¿Sos asesor de Luisana Lopilato?

Si. Ser asesor de ella es muy fácil. Yo siempre digo, que a ella le ponés una bolsa de consorcio con un buen cinturón y va a ser linda igual. Eso no es mérito mío. Son los padres y la genética.

¿Cómo llegás a ella?

Mientras estaba trabajando en Miami con el programa, tuve que venir a la Argentina a hacer un trabajo puntual. Alejandra Benevento me presenta a Luisana y empiezo a asesorarla justo cuando ella empezaba a salir con Michael Bublé. En su casa, cenando con amigos, me dice, “Uy, viajo mañana y no sé qué llevar”. “Vamos a hacer la valija ya”, le dije. Fue tapa de revista con los looks que armamos. Y después vinieron más consejos, hasta que llego el casamiento. Y hoy es todo.

A partir de la edición de agosto, vas a estar en nuestra revista. Adelantanos algunos tips...

Comprar caro, no es comprar bien.  Comprar la oferta, no siempre suele ser tan barato. Porque si te comprás un jean amarillo fluo a $ 5,00, y no lo usás nunca, es caro. Hay que optimizar la compra, optimizar el presupuesto.  Si vos te vas a comprar una camisa, no te compres la más cara. Invertí más en una cartera. Inverti en lo que dura. Cartera, calzado y abrigo tiene que ser bueno.  Bueno, no Prada! Bueno dentro de tu presupuesto. Y no se compren una cartera que les cueste el 75% de su sueldo, eso es de ignorante!!! Con amor lo digo.

Galería de imágenes

Bernie Catoira
Bernie Catoira
Bernie Catoira

ENCUESTASemanal

ENCUESTASemanal

Se viene el último cuatrimestre y el verano se acerca... ¿Cómo te preparás?

TEPUEDEInteresar

TEPUEDEInteresar

Cargando...