Cargando...
  1. #Ecología
  2. Publicado: Martes 19/04/2016

Consumidores responsables

¿Cómo nos movilizamos?

Consumidores responsables
Ser un consumidor responsable no se circunscribe únicamente a lo que comemos, compramos o dónde consumimos. De nada sirve optar por productos de comercio justo, si luego uno se traslada en auto por sólo 10 cuadras. ¿Cómo podemos entonces ser consumidores responsables cuando nos movilizamos?

El año pasado asistí a un evento en el que se explicaron las diferencias entre pensar las políticas para una ciudad en términos de transporte o de movilidad. Desde entonces, siempre prefiero emplear el concepto de movilidad. ¿El motivo? El transporte ha hecho históricamente referencia a las facilidades y beneficios que se brindó al auto para trasladarse por la ciudad. En cambio, desde que se empezaron a pensar estrategias sustentables para sus ciudadanos, se advirtió que ya no había que priorizar al automovilista, sino al peatón. Al peatón que camina, pero también aquél que debe luego tomarse un colectivo o andar en bicicleta. Es decir, priorizar al ciudadano que necesita movilizarse por la ciudad y no al auto que se traslada de un lugar al otro.

Desde que decidí emprender fuertemente este camino hacia un consumo cada vez más responsable, me propuse objetivos claros respecto a cómo movilizarme por la ciudad: caminar, andar en bici y usar transporte público.

La clave para optar por una u otra alternativa depende de factores externos, como por ejemplo, el clima. Pero también de un establecimiento de objetivos propios. Lo primero es tratar de medir las distancias que tengo que recorrer. La caminata resulta ideal para cuando el destino se encuentra dentro de mi barrio. Pero también debe ser tenida en cuenta como una solución complementaria al transporte público. Muchas veces buscamos llegar a la puerta exacta a donde tenemos que ir a través de la combinación de dos o tres medios de transporte, y quizás lo mejor sea optar por el colectivo, subte o tren y luego caminar. Les aseguro que llegarán más rápido y su cuerpo se los agradecerá.

Subte, colectivo y tren son las variantes de mayor desarrollo en las grandes ciudades en materia de transporte público. Si bien -claro está- aún queda mucho por hacer, considero que deben ser el medio de movilización por excelencia de los ciudadanos para los extensos traslados y por ello se deben implementar las políticas de mejora necesarias para garantizar un viaje seguro, cómodo y responsable.

Aquí es donde nace una nueva opción: la bicicleta. Es “la” alternativa cuando tengo que ir a lugares más allá que mi barrio. La clave está en conocer cada uno sus posibilidades y capacidades físicas para poder llegar a determinados destinos. Siempre intento nuevos desafíos para probar cómo mejora mi rendimiento. Eso sí, cantimplora de agua a mano para hidratarse.

La bicicleta me da la posibilidad de recorrer la ciudad, disfrutándola de otra manera. Dos consejos para ser responsables en la bicicleta. Por un lado, usemos casco. Es nuestro principal instrumento de protección ante posibles caídas. Hay hermosas opciones con diseños creativos para no perder la elegancia. Por otro, ayudemos a concientizar con una sencilla pero creativa patente con un mensaje inspirador. Yo me hice mi propia patente, ¿Qué les parece?

Optar por una movilización sustentable no sólo nos hará consumidores responsables por la disminución en el impacto que generamos en el medio ambiente sino también porque optamos por una solución integradora que contribuya al cuidado de la ciudad, de nuestro propio cuerpo y también de nuestra salud mental. La energía con la cual uno hace las cosas después de caminar o andar en bici es totalmente positiva.

Por Tais Gadea Lara
Tais Gadea Lara

ENCUESTASemanal

ENCUESTASemanal

Se viene el último cuatrimestre y el verano se acerca... ¿Cómo te preparás?

TEPUEDEInteresar

TEPUEDEInteresar

Cargando...