Cargando...
  1. #Ecología
  2. Publicado: Martes 22/03/2016

Día mundial del agua

Consejos prácticos para cuidar el agua en casa

Día mundial del agua
La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la resolución A/RES/47/193 por la que el 22 de marzo de cada año fue declarado Día Mundial del Agua, a celebrarse a partir de 1993, en conformidad con las recomendaciones de la Conferencia de la Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo.

Se invitó entonces a los diferentes Estados a fomentar la conciencia pública a través de la producción y difusión de documentales, la organización de conferencias, mesas redondas, seminarios y exposiciones relacionadas con la conservación y desarrollo de los recursos hídricos. Desde Revista Iniciar nos propusimos aportar nuestro granito de arena en tan noble causa. Y es por eso que les pedimos a nuestros amigos de SUSTENTATOR (*) nos enseñen a cuidar el agua.

Si bien podemos suponer que el agua es un elemento muy abundante en nuestro planeta ya que cubre más del 70% de la superficie del mismo, los mares y océanos representan un porcentaje muy pequeño si lo comparamos con el volumen total de la tierra. Por otro lado el 97,5% del total existente en el planeta es agua salada y solo un 2,5% es agua dulce. Del porcentaje total de agua dulce casi el 79% se encuentra en forma de hielo y un 20% se encuentra en acuíferos de muy difícil acceso (en algunos casos a profundidades de más de 2.000 metros bajo el nivel del mar), por lo que no está disponible para su uso. Solo el 1% del agua dulce es de fácil acceso y representa solo el 0,025% del agua total del planeta.

El agua potable no está distribuida de manera homogénea. La Organización Mundial de la Salud (OMS) revela que 890 millones de personas sufren escasez de agua de forma continua o interrumpida, y más de 1.000 millones no tienen un saneamiento adecuado. Alrededor de cuatro mil niños mueren cada día a raíz de enfermedades provocadas por la falta de agua potable. Las expectativas de la OMS para el futuro son aún menos alentadoras. Prevén que más de 2.000 millones de personas vivirán en suburbios sin agua ni saneamiento básico de aquí a 2025. Una fecha en la que también estiman que el 60% de la población mundial vivirá en regiones de escasez. (Fuentes: Greenpeace y OMS)

¿Qué podemos hacer nosotros desde nuestro lugar?


Evitar el derroche del agua, tomar conciencia de la huella hídrica de los productos que consumimos y fundamentalmente educar con el ejemplo: ¡Enseñar a nuestros hijos que el agua potable es un recurso escaso fundamental para la vida!

A continuación algunos consejos útiles para comenzar a cuidar el agua desde casa:


En el baño:
• Usa la ducha en lugar de baños de inmersión. Consumirás aproximadamente cuatro veces menos de agua y energía.
• Usa cabezales de ducha de bajo consumo, gastan la mitad de agua.
• Cuando te laves los dientes no dejes la canilla abierta, utiliza un vaso. Estarás ahorrando entre 15 y 20 litros.
• Si te afeitás con maquina tipo Gillette, no dejes la canilla abierta. Usa un vaso con agua o ponele el tapón a la pileta y llenala con una cantidad moderada de agua.
• Coloca reductores de caudal (aireadores) a la grifería.
• Reduce el agua desechada por el inodoro. En una obra nueva instala inodoros con mecanismos de doble descarga. Si no tenés doble descarga, un truco casero es colocar una botella de plástico llena de agua en dentro depósito del inodoro. De esta forma se ahorrará el equivalente a la capacidad de la botella cada vez que se presione el botón del inodoro.
• Evitá goteos y fugas de las canillas. El simple goteo de la canilla de la pileta del baño significa una pérdida de 100 litros de agua al mes.
• No uses el inodoro como basurero, coloca una papelera en el baño. Ahorrarás de seis a doce litros cada vez.
• Utilizando cabezales de ducha de bajo consumo, canillas mono comando y reductores de caudal en los grifos ahorras hasta un 50% del consumo de agua.
• En obra nueva, colocar cañerías eficientes del tipo termo fusión.
• Un sistema de recupero de aguas grises permite captar el agua utilizada en bañaderas y lavados, pudiendo recuperar hasta un 50% del consumo diario de agua.
• Si vivís en una casa sin red cloacal, en lugar de una cámara séptica, podes colocar un tanque biodigestor. Podrás tratar localmente el agua y reutilizarla para regar de manera subterránea el cerco del jardín.

En el lavadero:
• Si vas a comprar un lavarropas, fíjate que sea de bajo consumo eléctrico y de agua, con etiqueta IRAM clase A.
• Utiliza al máximo la capacidad de tu lavarropas. Reducirás el consumo de agua, detergente y energía. Además, alargarás la vida del electrodoméstico.
• Usa elementos de limpieza amigables con el medio ambiente. Elegí los más simples, cuyos componentes se obtengan de manera local o bajo esquemas de comercio justo. Por ejemplo los jabones de glicerina son muy buenos para la piel, el medio ambiente y su materia prima principal es un producto secundario de la industrialización de la soja, cultivo muy abundante en nuestro país.

En la cocina:
• Si lavas los platos a mano, mantené la canilla cerrada mientras los enjabonás.
• Al contrario de lo que muchos creen, el lavavajillas ahorra agua y energía. Lavar a mano con agua caliente puede resultar hasta un 60% más caro que hacerlo con un lavaplatos moderno a plena carga. Si necesita enjuagar los platos antes de meterlos en el lavavajillas, utiliza agua fría.
• Si necesita lavar los platos cuando el lavavajillas está a media carga, usa los programas cortos o económicos o de baja temperatura.
• Si vas a comprar un lavavajillas, fíjate que sea de bajo consumo agua y eléctrico. Preferir aquellos con etiqueta IRAM con la letra A.
• Evita el consumo de agua mineral envasada. La extracción y trasporte de la misma desde la fuente de origen hasta tu hogar genera una huella de carbono muy importante. Utiliza filtros de carbón activado o de osmosis inversa.

En el jardín:
• Para reducir la necesidad de riego utiliza variedades de pasto acordes a tu clima.
• Riega de noche o al amanecer.
• Coloca un sensor de lluvia para evitar el derroche de agua y anegamiento del jardín. • Utiliza riego por goteo o por aspersión.
• Salvo que seas un clavadista profesional, recomendamos optar por una piscina de profundidad no mayor a 1,50 mts. De esta manera estarás ahorrando agua, productos de limpieza, consumo eléctrico de la bomba, energía para climatizar la misma, etc.
• Mantené el agua de la piscina limpia durante todo el año. Reducirás el consumo de agua y energía.
• Recupera el agua de lluvia y utilízala para regar el jardín y la huerta. Además de ahorrar agua potable, el agua de lluvia contiene altas concentraciones de nitrógeno que permiten un mejor desarrollo de las plantas. Podes implementar un sistema integral de recolección de aguas, interconectando las bajadas pluviales a tanques plásticos modulares enterrados en el jardín o vos mismo podes armar un sistema casero utilizando un tanque de 200 litros en los que vienen los materiales que comúnmente se utilizan en las obras. Deberás colocar el mismo sobre ladrillos, a un lado de la bajada pluvial, instalar una derivación para llevar el agua de lluvia sobre el tanque en cuestión. En la parte superior coloca un tejido de mosquitero para separar hojas y evitar la reproducción de los mosquitos. Finalmente en la parte inferior coloca una canilla y conecta una manguera para regar el jardín.
• Al lavar el auto usa balde y esponja. Preferentemente usa aguas de lluvia o aguas grises recuperadas. Nunca dejes la manguera abierta.

(*) Sustentator es una empresa dedicada a incrementar la conciencia ambiental. Ofrece soluciones pragmáticas y medibles en el camino hacia la sustentabilidad en América Latina. Desde marzo en Revista Iniciar generando contenidos sustentables.
Tais Gadea Lara

ENCUESTASemanal

ENCUESTASemanal

Se viene el último cuatrimestre y el verano se acerca... ¿Cómo te preparás?

TEPUEDEInteresar

TEPUEDEInteresar

Cargando...