Cargando...
  1. #Escapadas
  2. Publicado: Lunes 01/07/2013

Altea

Refugio de artistas

Altea, refugio de artistas
En nuestra nota de tapa de este mes, Norberto Jansenson, nuestro entrevistado de lujo, nos confesó que su lugar en el mundo (al menos aquel que había dejado una fuerte impresión en sus experiencias) es Altea, un pequeño pueblo español situado en la provincia de Alicante, en la comarca de la Marina Baja. Se encuentra en la costa del Mar Mediterráneo, al norte de Benidorm y al sur de Calpe.

Altea es uno de los pueblos más pintorescos de la costa levantina. Sin embargo, la actividad inmobiliaria ha dañado en parte lo que antes era el encanto y belleza singular de este bonito pueblo mediterráneo. Antes era considerado como el centro hippie de la zona, con una gran comunidad de pintores, músicos y artistas de diversas nacionalidades. Aunque esta comunidad sigue viviendo en la parte antigua del pueblo, hoy predomina la actividad turística sobre la cultural.

A tan sólo media hora de Alicante capital por autopista y a diez minutos de Benidorm, Altea es un pueblo de casitas blancas construido en una colina, que mira hacia el mar. Tal vez la vista más bonita del pueblo se percibe desde un nuevo paseo construido desde la playa Albir (que pertenece al pueblo Alfaz del Pí) y el puerto de Altea. La iglesia preside el pueblo desde la cima de la colina, y está rodeada por calles estrechas con encantadoras casas de pueblo, placitas etc.

Gastronomía y compras


Los platos típicos de Altea, como buen pueblo marinero, son los pescados y los mariscos. Se pueden tomar buenos arroces, preparados de mil maneras (con mariscos, magro y verduras, negro, de rape y almejas, etc.), gamba roja a la plancha o cocida, quisquilla hervida, sepia o calamares a la plancha o sepionets (muy típicos de la cocina levantina), unas buenas ensaladas con tomates Raf o Muchosabor, un plato de salazones típicos de la provincia.

En cuanto a compras, son típicos los tenderetes de hippies, que se instalan en la plaza de la iglesia y en los que podrá comprar todo tipo de artesanías populares: lámparas, todo tipo de objetos hechos con piedras, marroquinería, sombreros y chales.

Sitios de interés



• El casco antiguo: es un placer pasear por las estrechas calles hasta llegar a la plaza arriba desde donde se puede disfrutar de vistas panorámicas de toda la costa
• La iglesia Virgen del Consuelo: con una bonita cúpula muy característica de los pueblos mediterráneos
• El barrio de pescadores: en la parte baja del pueblo.

Fiestas populares


Altea es una fiesta continua. A lo largo de todo el año, cada partida o barrio alteano homenajea a su patrón.

En febrero, son las fiestas de Medio Año («Mig Any») de moros y cristianos en honor a San Blas y las del Cristo de la Salud en Altea la Vella. En junio, llega el turno de las fiestas en honor a la Santísima Trinidad en el barrio de Bellaguarda, San Antonio («Sant Antoni») en la partida Cap Blanch y San Juan («Sant Joan») en el barrio del fornet (casco antiguo). En julio, tienen lugar la fiesta marinera en honor a San Pedro («Sant Pere») y la Virgen del Carmen a la que continua San Jaime («Sant Jaume») en Cap Blanch y la de Santa Ana en Altea la Vella.

Agosto, empieza con la fiesta de San Roque («Sant Roc»), en la partida de la huerta (l'horta) a las que siguen las fiestas de San Lorenzo («Sant Llorenç») en la que se realiza un castillo de fuegos artificiales donde se dispara incluso desde plataformas flotantes dentro del mar. Dicha fiesta, se enmarca en la partida de la Olla («l'Olla»). San Isidro («Sant Isidre») y San Luis («Sant Lluís»), también se desarrollan en el mes de agosto.

En septiembre son las de Santo Tomás y, coronando el final del verano, el cuarto fin de semana de septiembre, las Fiestas Patronales en honor al Cristo del Sagrario acompañado de la fiesta de los moros y cristianos. Para terminar el año, en diciembre, se celebran las fiestas de Santa Bárbara en la partida de Sogay y La Purísima en Altea la Vella.

Refugio de artistas


Durante años, Altea ha sido refugio de poetas, cantantes, pintores, escultores y ceramistas. No es extraño entonces que el mago Jansenson nos haya referido sus experiencias en esta comarca cómo mágicas y únicas. Después de todo, el arte vive donde hay artistas.

Galería de imágenes

Altea
Altea
Altea
Altea
Altea
Altea

ENCUESTASemanal

ENCUESTASemanal

Se viene el último cuatrimestre y el verano se acerca... ¿Cómo te preparás?

TEPUEDEInteresar

TEPUEDEInteresar

Cargando...